Abuelo Galdámez

En ABUELO GALDÁMEZ desde 1912 solo existió un cerdo, el ibérico lampiño. La producción artesanal de sus derivados, fusionando las técnicas ancestrales de nuestra familia con la más alta tecnología, cuidando los matices de cada producto, mediante una elaboración de calidad, pausada y mimada en el tiempo. Donde precisamente el tiempo ennoblece nuestros productos dándoles ese sabor, esa textura y ese aroma que sólo se puede conseguir con un proceso artesano, unas manos expertas y un clima único, como es el de la Sierra de Aracena y picos de Aroche.

Con más de un siglo a nuestras espaldas, ABUELO GALDÁMEZ se asienta en los pilares que construyó su insigne antepasado, Serafín.C.G. (S.C.G.) manteniendo vivo su legado, para el deleite de nuestros clientes.

Nuestro lema es: “Hacer un cliente y no una venta”. De este modo rompemos ese afán de hoy día por la cantidad y ponemos en primer plano la calidad.